SIEMRPE DANDO GRACIAS

(Devocional de 6 a 13 años)




“Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40)

Cuando alguien hace algo bueno por tí, ¿Qué haces? Le dices “Gracias”, ¿No es así? A veces esto no parece ser suficiente. ¿Alguna vez alguien ha hecho algo por ti tan maravilloso que el decirle “Gracias” no es suficiente? Puedes mostrarle tu agradecimiento enviándole una tarjeta.
Otra manera en la cual puedes demostrar tu aprecio y acción de gracias es haciendo algo bueno por la persona que te ayudó. Por ejemplo, si alguien te invita a pasar la noche en su casa y pasas un rato muy divertido con ello, debes devolver su bondad invitándolo a pasar la noche contigo y tu familia.




Es muy importante siempre demostrar nuestro aprecio cuando alguien hace algo por nosotros, ¿no es así?
El que más ha hecho por nosotros es Dios. Dios provee alimentos cuando tenemos hambre y agua cuando tenemos sed. Él nos sana cuando enfermamos y nos conforta cuando estamos tristes. La Biblia nos dice que Él es nuestro ayudador siempre está presente en los momentos de dificultad.



Por todo lo que Dios ha hecho por nosotros, decimos: “Gracias”. Pero de alguna forma eso no nos parece suficiente. Podemos escribirle una tarjeta de agradecimiento, pero no creo que la Oficina Postal pudiera entregarla, ¿qué piensas? una buena idea sería hacer algo bueno para él como agradecimiento? ¿Pero cómo?
Jesús nos dijo cómo hacerlo. “Todo lo que hagan por uno de mis hermanos, aún por el más pequeño, lo hacen por mí”. Eso significa que cuando alimentamos a alguien que está pasando hambre, es como si lo estuviéramos haciendo por Jesús. Cuando visitamos a alguien enfermo, es como si estuviéramos visitando a Jesús. Cuando le damos ropa a los que la necesitan, es como si se la diéramos a Jesús.

Podemos vivir siempre agradeciendo a Dios por todo lo que ha hecho, demostrando nuestro agradecimiento mediante la forma en que vivimos.
Viviendo agradecidos es cuando vemos las muchas maneras en que Dios nos ha bendecido y deseamos agradecérselo siendo bendición para los demás.
Oremos y pidámosle a Dios que nos ayude a ofrecer la acción de gracias dando gracias con nuestra vida, ayudando a todos.




Querido Dios, venimos ante tu presencia con acción de gracias. Ayúdanos a ser siempre agradecidos por todo lo que has hecho por nosotros, y ayúdanos a demostrar nuestro agradecimiento ayudando y bendiciendo a los demás. En el Nombre de Jesús. Amén.

No hay comentarios:

DEVOCIONALES PARA NIÑOS