PRACTICANDO LO QUE DECIMOS

(Devocional para edades comprendidas entre 6 y 13 años)



LECTURA:
En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.

Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.  (Mateo 23:2,3)





¿Has jugado alguna vez a vestirte como los mayores o has pretendido ser una persona mayor? Tú sabes, es cuando te vistes como mamá o papá y actúas como si fueras mayor.
Hay un juego a el que muchos niños juegan, se llama “jugar a iglesia”. Uno de los niños hace de predicador, otros era el que dirigía los cánticos y otros fingían tocar el piano y recoger la ofrenda. ¡Es divertido!

Todos desean ser el predicador porque creen que es el personaje más importante. Cuando tú eres el predicador, puedes decirles a todos lo que tienen que hacer.

En la lectura bíblica de hoy, Jesús tenía algo que decir acerca de “jugar a la iglesia.” Oh, Él no estaba hablando de niños vistiéndose con la ropa de sus padres y pretendiendo ser mayores. Él estaba hablando acerca de los maestros de la ley y los fariseos en la sinagoga donde las personas iban a adorar.
Jesús dijo que todo lo que ellos hacían era hecho para que otros puedieran verlos y pensaran lo maravillosos que eran. A ellos le encantaba tener un sitio especial de honor en la sinagoga y les gustaba especialmente cuando las personas les llamaban “rabino.” Eso quiere decir “señor” o “maestro.”

¿Qué dijo Jesús que hiciéramos con esta clase de maestros? Podrías pensar que él dijo: “¡Sáquenlos de aquí! Ustedes no tienen que escucharlos.” Pero no lo hizo. Él dijo: “Obedézcanlos y hagan todo lo que digan; pero no lo hagan lo que ellos hacen, porque ellos no practican lo que predican.”

“¡Practica lo que predicas!” ¿Alguna vez alguien te ha dicho éso? Cuando eres cristiano, necesitamos estar seguros de que queremos decir lo que expresamos y que no sólo estamos “jugando a iglesia”, es decir, lo que decimos que somos, y lo que dice la Biblia que hagamos, así tenemos que vivir, practicando todo lo que la Biblia dice y lo que nosotros le predicamos a los demás.





Aquí tenemos un pequeño poema que sería bueno recordar:

Puedes saber mucho de la Biblia
Y puedes tener el don de enseñar,
Pero lo es más importante
Lo que predicas, practicar.

Querido Padre Celestial, es muy importante lo que nosotros le decimos a otros acerca de Jesús y de su amor por ellos, pero ayúdanos a recordar que es muy importante el que otros vean el amor de Jesús en nosotros, ayúdanos a ser fieles con lo que la Biblia dice y a ponerlo en práctica. En el Nombre de Jesús. Amén.

No hay comentarios:

DEVOCIONALES PARA NIÑOS