PERDIDO EN JERUSALÉN

(Devocional para niños de 3 a 5 años)


Devocional 1
Un viaje especial

“A los doce años Jesús acompañó a sus padres a Jerusalén en ocasión de las fiestas pascuales” (Lucas 2:42-42)



En los tiempos de Jesús, la gente que amaba a Dios iba a Jerusalén todos los años. Ellos iban allá para adorar a Dios en el Templo. El templo era como una iglesia muy grande y muy bonita. Jesús, su familia y sus amigos tenían que caminar mucho para llegar allí, pero iban muy contentos de ir al Templo.




¿Alguna vez haz ido a un lugar especial para adorar a Dios? (Tal vez durante unas vacaciones o cuando estuviste en una ciudad grande)

QUERIDO DIOS, gracias por los lugares especiales como la iglesia donde puedo orar y cantar para ti con toda mi familia y mis hermanos. En el Nombre de Jesucristo. Amén





Devocional 2
¡Se perdió!

“Una vez terminadas las celebraciones, partieron de regreso a Nazaret, pero Jesús se quedó en Jerusalén. Sus padres no se dieron cuenta durante aquel primer día, porque dieron por sentado que andaba con algunos amigos que viajaban con ellos en la caravana. Pero al ver que caía la noche y no aparecía, se pusieron a buscarlo…” (Lucas 2:43-44)




¿Cómo piensas que María y José se sintieron cuando no encontraban a Jesús? ¿con miedo? ¿enojados?.
Todos los padres quieren cuidar bien a sus hijos. Por eso es que tu mamá quiere llevarte de la mano cuando van a algún lugar. Por eso también es que ellos buscan a alguien de confianza para que te cuiden cuando ellos no están.

¿Cómo se aseguran tus padres que estés bien y seguro?

QUERIDO DIOS, gracias por cuidarme y porque mi familia me cuida y me protege. En el Nombre de Jesucristo. Amén






Devocional 3
¡Encontrado!


“Tres días más tarde lo encontraron en el Templo, sentado entre los maestros de la ley y metido en discusiones tan profundas que aun aquellos expertos se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas” (Lucas 2:46,47)




Por fin, María y José encontraron a Jesús. Él estaba en el templo hablando con los maestros de la ley. Aunque Jesús nada más tenía doce años, Él sabía mucho sobre la ley de Dios. Los maestros de la ley no sabían que Jes´su era el Hijo de Dios. Ellos estaban sorprendidos por todo lo que Él sabía.

¿De qué estaba hablando Jesús en el templo?

QUERIDO DIOS, gracias por mis maestros que me ayudan a conocer más de ti y de la Biblia. Gracias por todos aquellos que me leen historias bíblicas. En el Nombre de Jesús. Amén.






Devocional 4
Unos padres preocupados


“Hijo – dijo su madre al fin - ¿Por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo hemos estado desesperados buscándote por todas partes. ¿Por qué me buscaban? – le respondió Jesús” (Lucas 2:48,49)

María y José estaban preocupados por Jesús. Ellos no sabían que Él estaba bien en el templo. Tuvieron que buscar por muchos lugares antes de encontrarlo. Jesús no se estaba escondiendo. Tampoco quería preocupar o enojar a sus padres. Él pensó que sus padres sabrían dónde encontrarlo.




¿Por qué estaban María y José preocupados? ¿Recuerdas alguna vez cuando tus padres se preocuparon por ti?

QUERIDO DIOS, gracias por mi familia. Ayúdame para que no les dé preocupaciones. En el Nombre de Jesús. Amén






Devocional 5
Un padre especial


“¿Por qué me buscaban?, le respondió Jesús. ¿No se les ocurrió pensar que estaba en el Templo ocupado en los asuntos de mi Padre? Lucas 2:49”




Jesús sabia algo de sí mismo que nadie más podía entender. Él sabía que su familia lo amaba y lo cuidaba muy bien, pero también sabía que su verdadero Padre era Dios.
Al Templo grande y hermoso donde la gente iba a adorar lo llamaban “La Casa de Dios”, por eso, Jesús la llamaba “la Casa de mi Padre”. Jesús amaba a su Padre celestial y quería pasar tiempo en su casa.



¿Por qué le gustaba a Jesús estar en el Templo?



QUERIDO DIOS, gracias que puedo adorarte y aprender a obedecerte en mi iglesia. Ahí puede aprender tu Palabra y a ayudar a la gente. Gracias por mi iglesia. En el Nombre de Jesucristo. Amén.






Devocional 6
Días para aprender


“Regresaron a Jerusalén… Jesús obedecía a sus padres, y mientras tanto crecía en estatura y en sabiduría…” (Lucas 2:51-52)

Jesús regresó con María y José a su pueblo, Nazaret. Ahí fue donde Jesús creció. Él ayudaba a su familia y hacía todo lo que ellos le decían. Es probable que buscara agua del pozo para su mamá y le ayudara a José en el taller de carpintería. Fue creciendo y haciéndose más inteligente. Él sabía hacer lo bueno y eso fue lo que siempre hizo.




¿En qué forma creció Jesús?

QUERIDO DIOS, ayúdame a crecer para ser como tu Hijo Jesús. Enséñame a ayudar a mi familia, a obedecerles y a aprender muchas cosas de ellos, y siempre a obedecerte a Ti. En el Nombre de Jesucristo. Amén.



No hay comentarios:

DEVOCIONALES PARA NIÑOS