NO ESCONDAS TU TALENTO

(Devocional para edades comprendidas entre 6 y 13 años)

No escondas tu talento


LECTURA:
"Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado" (Mateo 25:29)

¿Sabes lo que es un “Frisbee”?





Es un disco volador, con él aprenderemos hoy lo que Dios espera de nosotros, pero primero veamos lo que dice la Palabra de Dios.

Hay una parábola en la Biblia que se llama, "La parábola de los talentos". En la parábola de los talentos, un hombre muy rico sale de viaje. Llamó a tres siervos y les dijo que se iría por un tiempo largo y que iba a dejar a cargo de toda su riqueza. Dividió su dinero y se lo dio a los tres siervos.

Al primer siervo le dio cinco talentos. Ahora, esa cantidad puede no sonar como mucho, pero en el tiempo de Jesús, era mucho dinero. Al segundo siervo, le dio dos talentos. No fue tanto como recibió el primeo, pero aún era una buena cantidad. Al tercer siervo le entregó un talento. ¡Aún un talento era bastante dinero!

El primer siervo cogió los cinco talentos que su señor le había dado y los trabajó y ganó cinco talentos más. El segundo también invirtió sus dos talentos sabiamente y ganó dos talentos adicionales. El tercer siervo tomó su talento y lo guardó, enterrándolo en la tierra.



Cuando el señor regreso, se sintió muy contento cuando los dos siervos le dijeron que habían duplicado su dinero. “Bien hecho, dijo el señor, porque han sido fiel con lo que les entregué, les daré mucho más.”

“¿Qué de ti?”, le preguntó al tercer siervo. “¿Qué hiciste con el dinero que te dejé?”

El tercer siervo le dijo al señor: “Sabía que eres un hombre duro y tuve miedo, así que fui y escondí tu tesoro en la tierra para que estuviera seguro. Aquí está.”

El señor se molestó. “Eres un siervo malo y vago. Pudiste, por lo menos, haber puesto mi dinero en el banco donde ganaría más.” Entonces tomó el talento del siervo y se lo dio al que tenía 10 talentos.

En esta parábola de los talentos, Dios es el Señor y tú y yo somos sus siervos. Los talentos que el señor les dio a sus siervos en esta historia eran en forma de dinero. Pero Dios les ha dado también a ustedes otra clase de talentos, ¿no es así? Dios nos creó con dones especiales y espera que los usemos con el propósito para el cual nos hizo.

¿Has visto un Frisbee? Imagina por un momento que no sabes lo que es y que nunca has visto uno. Pudieras pensar que fuera un plato para comer… o un sombrero… o tal vez una herramienta para hacer hoyos en la arena. Puediera ser cualquier cosa, pero no lo es. Es un “Frisbee” y la persona que lo creó, lo hizo para un propósito. ¡El propósito del “Frisbee” es volarlo!

El “Frisbee” no causa un gran impresión, ¿no es así? En un mundo lleno de juegos de gran tecnología electrónica, el “Frisbee” se encuentra en lo más bajo de la lista, pero…¡cómo vuela!

Algunas veces tú y yo podemos ver los talentos que Dios le ha dado a otros y pensar que Dios no nos ha dado muchos talentos. Aún podemos ser tentados a esconder nuestro talento. Pero cuando usamos el talento que Dios nos ha dado para ser todo lo que Dios desea que seamos… ¡cómo volaremos!

Querido Padre celestial, ayúdanos a usar los talentos que nos has dado para llegar a ser lo que deseas que seamos, a no esconderlos, a ponerlos a tu servicio y a ser siempre agradecidos. En el Nombre de Jesucristo. Amén.

No hay comentarios:

DEVOCIONALES PARA NIÑOS