MIRANDO A JESÚS (Parte 2)

(Devocional para niños de 3 a 5 años)


Devocional 1
Ama a tu prójimo

“ El hombre … preguntó: ¿y a quién debo considerar mi prójimo? (Lucas 10:29)



Jesús contó una historia de un hombre que necesitaba ayuda. Unos ladrones le habían robado el dinero y lo habían herido. Dos hombres pasaron por su lado, pero no le ayudaron.
Entonces pasó un forastero y se detuvo para ayudarlo. Él le vendó las heridas y se lo llevó a un mesón donde pudiera descansar. Jesús dijo que aquellos que necesitan de nuestra ayuda son nuestros  prójimos. Nosotros debemos ser como el hombre que se detuvo para ayudar.



¿Sabes de alguien que necesite de tu ayuda?

QUERIDO DIOS, enséñame cómo amar a mi prójimo, aun aquellos que no son buenos conmigo, enséñame a ayudar siempre a los demás. En el Nombre de Jesucristo. Amén.




Devocional 2
La oveja perdida

“…y corre a contarlo a sus amigos para que éstos se regocijen con él” (Lucas 15:6)


Jesús contó una historia de un hombre que tenía cien ovejas a quien se le había perdido una. Él la buscó por todas partes hasta que la encontró. ¡Se puso tan contento! Levantó la ovejita y se la puso en los hombros. Entonces llamó a sus amigos e hizo una gran fiesta.

¡Jesús te ama más de lo que el pastor amaba a su ovejita! Jesús te cuida muy bien.

¿Cómo ayudó el pastor a la ovejita? ¿Y en qué forma te ayuda Jesús a ti?

QUERIDO DIOS, yo soy como tu ovejita y sé cuánto me amas, me amas mucho. Muchas gracias por tu cuidado y por tu amor. En el Nombre de Jesucristo. Amén


Devocional 3
La semillita

“El reino de los cielos es como una pequeña semilla de mostaza plantada en un campo. La semilla de mostaza es la más pequeña de todas las semillas, pero se convierte en un árbol enorme en cuyas ramas los pájaros hacen sus nidos” (Mateo 13:31,32)


¿Alguna vez has plantado una semilla pequeña? ¿La regaste y esperaste a que creciera?
La semillita de mostaza crece como un árbol grande.


La familia de Dios ha crecido como un árbol muy grande. Todos los que aman y obedecen a Jesús pertenecen al reino de los cielos.

¿Cómo puedes tú llegar a ser parte del Reino de Dios?

QUERIDO DIOS, gracias por tu Hijo Jesús, me alegra que él vino para ayudarme a ser parte de tu familia, de tu Reino. Gracias, en el Nombre de Jesucristo. Amén.


Devocional 4
Una tormenta

“Inalterable, Jesús se levantó, reprendió a los vientos y dijo a las olas: ¡cálmense!... los vientos cesaron”. (Marcos 4:39,40)


Jesús estaba durmiendo cuando se desató la tormenta. Los vientos azotaban muy fuerte y la barca se empezó a llenar de agua. A los amigos de Jesús les dio mucho miedo. Fueron a despertar a Jesús y le gritaron: “¡Nos estamos ahogando!”
Jesús le dijo a la tormenta que se parara. Entonces preguntó a sus amigos por qué habían tenido miedo. Él quería que confiaran en Él.


¿Cómo ayudó Jesús a sus amigos en la tormenta?

QUERIDO DIOS, gracias por estar conmigo durante las tormentas y otras veces cuando tengo miedo. Puedo estar tranquilo porque sé que estás conmigo siempre. Ayúdame a confiar en Tí en todos los momentos. En el Nombre de Jesucristo. Amén.


Devocional 5
Comida para todos


“Por ahí anda un muchacho… que trae cindo panes de cebada y dos pescados” (Juan 6:9)


Por muchas horas ese día, más de cinco mil personas habían estado oyendo a Jesús enseñando sobre Dios. Y ya tenía mucha hambre y estaban muy cansados. No había ningún pueblo por esos lugares donde ir a compara comida.
Por eso un niño le dio su almuerzo a Jesús y Él tomó aquel poquito de comida y lo convirtió en mucha. Con toda esa comida alimentó a toda la gente y aún sobró comida.


¿A cuánta gente dio de comer Jesús con un pequeño almuerzo?

QUERIDO DIOS, gracias por todas las cosas especiales que tú puedes hacer. Gracias por darme suficiente comida cada día y porque suples todas mis necesidades. En el Nombre de Jesucristo. Amén


Devocional 6
¿Quién está tocando la puerta?

“ Pide con insistencia y se te dará; busca y hallarás; llama y se te abrirá ” (Lucas 11:9)


Imagínate que una persona te visita bien tarde en la noche y como no tienes pan, tienes que ir a pedírselo a tu vecino, pero tu vecino no se quiere levantar. Pero tú sigues tocando la puerta hasta que él se levanta a darle el pan.

Jesús dijo que cuando nosotros oramos, debemos insistir por las cosas que necesitamos. No debemos darnos por vencido cuando parece que Dios no nos contesta inmediatamente.

¿Necesitas pan para comer? ¿Ropa para vestir? ¿Qué más necesistas tú? ¿Puedes hablar con Dios sobre las cosas que necesitas?

QUERIDO DIOS, gracias por dejarme hablar contigo, y sé que me escuchas. Me alegra saber que Tú me darás lo que necesito en el tiempo apropiado. En el Nombre de Jesucristo. Amén.




 

No hay comentarios:

DEVOCIONALES PARA NIÑOS