HACIENDO DISCÍPULOS

 (Devocional para edades comprendidas entre 6 y 13 años)

 
"Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén." (Mateo 28:18-20)




¿Han leído o visto una película en la cual alguien haya puesto un mensaje dentro de una botella y luego haya tirado la botella al mar? Quizás se trataba de una persona que estaba varada (perdida) en una isla en medio del océano y decidió poner un mensaje en la botella esperando que alguien la encontrara y la rescatara. Quizás fue alguien que deseaba saber hasta dónde el viento y las olas podían llevar su mensaje.

Hay una historia real de un hombre llamado Harold Meyers que fue en un crucero por el Caribe. Estando en el barco, cogió tres botellas y envió un mensaje con su nombre y dirección y un dólar dentro. El dólar era para pagar el franqueo postal para que la persona que recibiera el mensaje le escribiera y le dejara saber donde la encontró. Luego le puso un tapón de corcho a cada una de las botellas, las selló con cera y las tiró desde el barco al océano. Sus amigos bromeaban con él diciéndole que lo que había hecho era botar dinero al océano.

Lo que pasó con esas botellas fue algo increíble. De esas tres botellas que tiró al mar, dos fueron encontradas y recibió carta de las personas que las habían encontrado. ¡Dos de tres! ¡Increíble!

“A decir verdad”, dijo El Sr. Meyers, “me asombré. Creo que realmente nunca esperaba saber de nadie.”

Quizás esa pudiera ser una buena forma de llevar el mensaje de Jesús a todo el mundo. Pudiéramos escribir el versículo Juan 3:16 en pedacitos de papel. ¿Conoces lo que dice Juan 3:16? "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Podríamos escribir eso en un papel, ponerlo en una botella y tirarlo al mar. Entonces las buenas nuevas de Jesús flotarían alrededor del mundo.

¿Les parece un buen plan? A decir verdad, creo que no es muy bueno. El mensaje del amor de Dios no puede llegar a muchas personas de esa manera.


¿Cuál será la mejor manera de llevar las buenas nuevas del amor de Dios a las personas de todo el mundo? Jesús le dijo a sus discípulos cómo deseaba que se hiciera y el plan sigue siendo tan bueno como lo fue entonces.

Jesús dijo: “…vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.”
Jesús desea que le digamos a todos los que encontremos acerca de su amor por ellos y que compartamos lo que Él nos ha enseñado por medio de la Biblia. No dijo: “Envíen un mensaje en una botella”, sino que dijo: “…vayan y hagan discípulos”.

Querido Padre Celestial, ayúdanos a obedecer el mandamiento que nos has dado de ir y hacer discípulo, que podamos hablarles a todas las personas de Ti. En el nombre de Jesús oramos, amén.

No hay comentarios:

DEVOCIONALES PARA NIÑOS